Extractos del libro

Extractos del libro

“If I´m wounded again, I hope I´m taken to Huete”

It was a soldier who had been wounded at Brunete who was talking to me. He was well again and driving an ambulance.

“Why” I asked, never having been to Huete.

“I like the spirit of the place,” he replied, “the comradeship is good. It´s big and there´s something fine about being there amongst so many men of all nationalities.

(Fredericka Martin´s Papers, Taminent Library.New York University)

“Si me hieren otra vez, espero que me lleven a Huete”.

El que me estaba hablando era un soldado al que hirieron en Brunete. Ya se encontraba bien y conducía una ambulancia.

“¿Por qué?” Le pregunté ya que no había estado nunca en Huete.

“Me gusta el ambiente del lugar”, contestó, “la camaradería es buena. Es grande y hay algo agradable en el hecho de estar entre tantos hombres de todas las nacionalidades.”

(Papeles de Fredericka Martin, biblioteca Taminent. Universidad de Nueva York)

Página 7

El “Hospital Inglés” de Huete era un lugar de carácter internacional donde quizá la nacionalidad británica fuera la más numerosa pero no la única. Desempeñando distintas funciones había norteamericanos, checos, rumanos, búlgaros, españoles, alemanes, neozelandeses entre otros. En el trabajaron médicos, enfermeras, mecánicos, personal de mantenimiento, políticos, conductores, electricistas, fontaneros, albañiles, etc. Todos ellos contribuyeron en el trabajo en la medida de sus posibilidades, posiblemente dando lo mejor de cada uno de ellos. Sin embargo, hay que destacar a aquellos que, de alguna manera, propiciaron que el hospital mantuviera su frenética y solidaria actividad durante los meses que ocupó el monasterio de la Merced de Huete. En este capítulo se mencionan aquellas personas que estaban destinadas a ejercer tareas importantes y que estaban vinculadas en mayor o menor medida al “Hospital Inglés”.

Página 51

Dentro de las actividades cotidianas en el hospital, Bates menciona las clases que se impartían de español para los ingleses, las clases de higiene y primeros auxilios que impartía un tal Dr. Taylor, dos aulas destinadas a la alfabetización (personal local), fiestas en el patio como la que se realizó el 8 de octubre para conmemorar la revolución bolchevique en la que se pronunciaron encendidos discursos por parte de Peter Harrison, administrador del hospital, y el alcalde de Huete, Miguel Alonso

Página 81

Deja un comentario