El equipo

chopera 86

La radio en el 83: una docena de cassettes, un radiocassette antidiluviano y el cubata. Sin CD, mezclador, ni soporte micro. El emisor sin tapa para evitar calentones Sus comienzos: Radio Chopera como tal comenzó más tarde. En este año salió por primera vez desde Huete una onda de radio en frecuencia modulada. Todo empezó con la compra de unos "walkies"  para los niños, parecía atractivo. De ahí se pasó a la afición de la radio como radioaficionado (emisoras de 27 Mhz, 144, Mhz y HF) con el indicativo EA4ECI. Me pareció que una emisora en Huete para los veranos sería entretenido con el objetivo inicial de pasar el rato. Hablé con Pepe Blas, antiguo alumno, a la sazón estudiante de Telecomunicaciones y en dos tardes me fabricó un emisor de radio en FM que emitía unos 5 watios y de antena un radial de TV que encontramos en el tejado de mi casa. Con este equipo, un micrófono y un radiocassette de Ceuta empezamos a emitir. La radio cubría una zona de unos 100 metros, era un comienzo. A partir de ahí, si eres oyente de Radio Chopera, ya sabes la evolución: un equipo mayor con amplificador de 20 watios, antena de FM, pletina, cd, micrófono, una modesta programación, algo de publicidad y mucha ilusión. Radio Chopera es mucho más que esta escueta historia pero no quiero resultar pesado. Al principio yo solo, luego con mi mujer y ahora con mi hijo hemos pasado muchas vicisitudes en la radio, casi todas gratas y todas interesantes ya que siempre hemos contado con el concurso de lo esencial en una radio: la audiencia y en ese sentido Huete siempre ha respondido. Hoy tenemos casi una emisora profesional: micrófonos de alta calidad, mesa de mezclas de calidad, amplificador de 100 w. Portatil con una base de datos muy amplia.
U

U

U U  

2 comentarios

2 pensamientos en “El equipo

  1. Estimados Sres.,

    me gustaría, si son tan amables, me indicarán un correo electrónico para enviarles una reseña de mi último libro “Los primeros militares olímpicos españoles” por si es de su interés para su emisión.

    Gracias y un cordial saludo.

    José Miguel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.